Marqués De Murrieta
Gran Reserva 2014

Una edición limitada procedente de barricas seleccionadas para perdurar en el tiempo.

Agotado
Marqués de Murrieta Gran Reserva

Únicamente concebido en añadas seleccionadas, Marqués de Murrieta Gran Reserva representa el perfecto equilibrio entre clasicismo y modernidad.


Elaborado con las variedades tempranillo, graciano, mazuelo y garnacha en la proporción idónea, el vino es dotado del músculo necesario para afrontar el envejecimiento durante más de cinco años entre barrica de roble americano y botella.

MARQUÉS DE MURRIETA GRAN RESERVA 2014

Situado en nuestra Finca Ygay, en Rioja Alta, con una superficie total de 300 hectáreas de viñedo alrededor de la bodega y con un rango de altitud que oscila entre los 320 y 485 metros.

Del 30 de septiembre al 18 de octubre del 2014

Los racimos se despalillan y estrujan suavemente. Las uvas fermentan por separado en depósitos de acero inoxidable, con control de temperatura. El encubado tiene una duración de entre 8 y 12 días, durante los que se realizan continuas labores de remontados y bazuqueos, para favorecer el contacto del mosto con los hollejos y provocar una lenta y natural extracción de aromas y polifenoles. Tras la fermentación las partes sólidas de la uva son prensadas en prensas verticales, mediante un proceso suave y lento que favorece la extracción del color y taninos maduros que residen en el hollejo.

25 meses en barricas de roble americano de 225 litros de capacidad.

Magret de pato al horno con reducción de vino tinto, frambuesas y mostaza con miel. Salmonete a doble cocción con mostaza trufada y su concentrado. 



Variedades de uva: 84% tempranillo, 9% graciano, 5% mazuelo, 2% garnacha.

Grado alcohólico: 13,5% vol. 

Fecha de embotellado: enero de 2018.

Número de botellas: 28.914 (75cl).

Puntuaciones
MARQUÉS DE MURRIETA GRAN RESERVA 2014

  • ROBERT PARKER : 94 puntos.

  • TIM ATKIN (UK): 94 puntos.

  • JAMES SUCKLING (USA): 95 puntos.

  • VINOUS MEDIA (USA): 93 puntos.

Nota de cata

La nariz de este vino viene marcada por la elegancia; sobre un fondo frutal de grosellas y ciruelas maduras, despuntan toques de especias dulces, higos secos, cedro, cacao, piso forestal... Fino y equilibrado en boca, la sedosidad de sus taninos envuelve un vino estructurado y de gran viveza que sin duda seguirá creciendo en botella.

“Su increíble evolución en bodega lo ha convertido en un gran vino que nos demostrará su potencial durante muchos años” María Vargas - Directora técnica.